Aliaxis instala sus soluciones en la planta de tratamiento de agua más grande del mundo en colaboración con Acciona
Sorry, your browser does not support inline SVG.

Uno de los proyectos más importantes para aprovechar los recursos naturales de Sinaí y promover su desarrollo

En la zona de Bahr Al-Baqar la única solución que existía para regar era con aguas residuales agrícolas, industriales y municipales, asumiendo los riesgos que eso conlleva para la salud.

Esto se debe a cómo era el bombeo y el riego de los cultivos locales, por eso era de urgencia realizar un proyecto donde se aplicasen y combinasen diversas técnicas de tratamiento como la coagulación, floculación, decantación, filtración y desinfección del agua. Así, además, se conseguiría recuperar y cultivar tierras agrícolas, mientras se fortalecían las economías locales y se mejoraría el nivel de vida de las personas.

Por eso, nos pusimos manos a la obra, y junto con Acciona Agua, construimos la planta de tratamiento de aguas más grande de África y una de las más grande del mundo, ubicada en el noroeste de Egipto, con capacidad de tratamiento de 5.6 millones m3/d, donde el agua tratada es utilizada para regar unas 140.000 hectáreas de tierras de cultivo, el equivalente a 280.000 campos de fútbol, a lo largo del Canal de Suez en Egipto.

La recién construida planta de tratamientos de aguas residuales de Bahr al-Baqar, se encuentra situada en el noroeste de Egipto, a 10 km sur de los túneles Port Said, una zona con el potencial suficiente como para causar ese impacto en la población y en las zonas de cultivo.

¿Cómo lo hicimos? Utilizando válvulas y tuberías de plástico en vez de metálicas.

Las razones que consolidaron la estrecha colaboración con Acciona Agua y las empresas de ingeniería que ejecutaban el proyecto, fueron varias:

A priori, puede parecer una solución descabellada, pero el plástico es un tipo de material que presenta mayor resistencia a la corrosión proveniente del tratamiento químico al que se somete el agua para hacerla apta para el regadío y tiene una mayor vida útil, por lo que supone un ahorro de costos asociados.

Desde el inicio del proyecto, ofrecimos el apoyo y la orientación técnica de nuestros expertos, poniendo a disposición, un equipo multidepartamental, compuesto por profesionales de la compañía de distintos países, que guiaron respecto a nuestra amplia cartera de productos en diferentes materiales termoplásticos para conducir con seguridad diferentes tipos de fluidos.

Seleccionamos meticulosamente los productos que mejor se ajustaban a los requerimientos de la planta: válvulas manuales y motorizadas de PVC-U, PP y PVDF, como alternativa a las válvulas metálicas.

Este reto sin precedentes supuso implantar una red de tuberías con:

  • Más de 300 válvulas de plástico en PVC-U, PP y PVDF, incluidas las actuadas con posicionadores.
  • Más de 4 kilómetros de tuberías con diámetros de entre 20 y 200 mm.
  • Más de 7.600 accesorios para realizar conexiones con tuberías previamente instaladas.

Además, trabajamos en la logística, la fabricación de tuberías, accesorio y válvulas termoplásticas, y en el montaje de los actuadores para esas válvulas motorizadas. Todo desde diferentes países.

Y el éxito no se hizo esperar

La rapidez y eficiencia de Aliaxis fue clave en todo el proceso. Gracias a esta agilidad, pudimos adelantarnos a los plazos de entrega que se barajaban para los equipos y productos metálicos, lo que siempre es una ventaja a ojos del cliente.

Y por supuesto, este gran proyecto no hubiera sido posible sin el esfuerzo y la experiencia de los trabajadores de Aliaxis: Nuestra planta de fabricación en Casella y el equipo técnico español con sede en Madrid y Okondo.

Enlace a la noticia