Siguiendo el flujo del tratamiento entramos en los tratamientos secundarios, en los que se pretende eliminar la mayor parte de la materia orgánica presente en el agua residual de forma coloidal. El método tradicional y sin duda el más extendido son los “fangos activos” (también se denomina a este proceso en el mercado “oxidación total”). 

Son microorganismos que se generan en el agua cuando se presentan 3 parámetros principales: materia orgánica + agua + oxígeno. Los fangos activos metabolizan la materia orgánica, trasformando los sólidos en forma coloidal a materiales con gran tendencia a la decantación, realizando de esta forma la separación del agua.